Sé que me lo prometiste.

Las historias se ven muy ajenas cuando estamos como espectadores. Leemos o escuchamos relatos de personas que han hecho cosas increíbles como cruzar nadando el Amazonas y también de personas que han perdido un ser querido.


Josue Orlando Bernal García | Mi Abuelo

No hay palabras que puedan ayudar a nivelar la balanza, ni mucho menos hay medicina que te ayude a que "duela menos". Por eso cuando alguien viene a mi buscando un hombro donde llorar o simplemente alguien para hablar, mi respuesta es escuchar.


Hoy soy yo quien está del lado del narrador y quiero contarles la historia de un hombre que sin duda alguna, me ha formado como persona.


Ya les he hablado de mi Abuelo en otro post (léelo aquí) Para resumirles en 10 segundos una historia de 25 años: tienen que saber que mi Abuelo es un Legado. De amor, de respeto, de vida, de sonreír y de calma, mucha calma.



Febrero fue un mes complicado. Muchas noticias que llegaban a la familia con un tinte no tan alentador. Cumplí años y, aunque estoy agradecido que estuve con mi familia y no solo como me tocó el año anterior, no puedo decirles que lo disfruté igual. Nos llegó el famoso COVID a nuestra familia y, como un invitado indeseado, hizo varios estragos. Entre esas cosas, complicó el estado de salud de mi Abue.


Más que contarles una historia, quiero hacer algo que necesito hacer y darle Gracias a Dios. Sí, dar Gracias. Y muchas personas me decían "¿¡pero cómo puedes dar gracias en un momento así!?" y saben, de eso se trata.


He visto a Dios obrar enormemente en mi vida y en la vida de mis seres amados. Por eso cuando todo esto empezó, mis oraciones eran un constante "Yo sé que estás obrando, yo sé que nos vas a permitir ver el milagro, yo sé Dios que estás obrando para nuestro bien". Y así fluían mis conversaciones con Dios. Pidiéndole un Milagro.


Yo le prometí que usaría esta situación para su Gloria. Que sea lo que sea que pasara, iba a agradecer su decisión porque ÉL me prometió que iba a sanar a mi Abuelito. Y ahora que lo veo en perspectiva, ÉL lo hizo tal cual me lo prometió. Sanó a mi Abuelito y además, lo invitó a viajar con ÉL. Sí, a viajar con ÉL.


Sé que me lo prometiste, y ahora veo que lo cumpliste. Es cierto que estas cosas duelen y que lloras mucho y que piensas en el porqué pasó lo que pasó ... Pero también le doy Gracias a Dios porque cumplió su promesa.


¿Cómo dar Gracias en un momento así? No hay respuesta fácil para esta pregunta.

Hoy, Martes 9 de Marzo, mi Abuelo empezó ese viaje a la Eternidad. Me quedaré por siempre con su legado de amor, de respeto y de calma. No lo recordaré con sus ojos cerrados porque cuando cierre los míos, quiero verlo a él. A un hombre que fue a la Guerra y volvió más esperanzado. A un hombre que, el día en que nos pidió llevarlo a la clínica nos miró y nos dijo "Todo va a estar bien".


Cuando inventen una máquina del tiempo, la usaré para ir al día en que te conocí y decirte "lo hiciste maravillosamente bien". Nos veremos cuando el libro de la vida decida que es momento.


Y hasta que ese día llegue, guárdame mi abrazo, sé que me lo prometiste.






334 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

50,000 Km2